La motivación como instrumento para tratar los errores en clase de los alumnos.

“Hoy mi profesor de lengua me ha puesto un texto y después tenía que contestar unas preguntas. Cuando me ha devuelto la libreta tenía 3 respuestas mal con una cruz en rojo. Después he apuntado el título de lo que iba a explicar y copiado de la pizarra.”

J.V.R.P. Alumno con NEE derivadaas por un TEL,2ºESO

A menudo, si preguntamos a nuestros/as alumnos/as o  hijos/as qué han hecho en clase y qué tal les ha ido, una respuesta común puede ser ésta que hemos leído.

El testimonio real del caso que he transcrito no es más que el de un alumno que tras realizar una tarea, esperar su corrección (en diferido:  no se encuentra presente), y recibir un resultado en el que únicamente se capta su atención para comunicarle sus fallos, el alumno  no sabe cuál ha sido su error, pero más preocupante puede ser el hecho de que no sepa cuáles han sido sus aciertos.

ACIERTOS Vs MOTIVACIÓN

Un acierto en si es algo que no debe ser corregido. Pero un acierto es un ingrediente fundamental e insustituible para la consecución de una fuerte MOTIVACIÓN.

El gusto por el trabajo,  el esfuerzo y la superación personal no se consigue a base de resaltar y destacar los fallos y las incapacidades, sino que se hace a base de ACIERTOS y CAPACIDADES.

LAS TÉCNICAS DE CORRECCIÓN

Conocemos técnicas, como la recientemente publicada del Boligrafo verde. Sinceramente con mis alumnos ha ido muy bien aplicarla, sustituir el bolígrafo rojo por uno verde. ¡Que gran idea! y ¡qué sorpresa se llevan al ver aquello que han hecho bien y que debe de servir de ejemplo y modelo para el resto de trabajo!

Pero con este artículo me gustaría dar un paso más, una vuelta de tuerca más allá de resaltar aquello que se ha hecho y no se ha de corregir, porque evidentemente está bien.

Lo que me gustaría transmitir es la necesidad de comunicar aquello que pensamos (algo que en cierta manera se busca desde la escuela, un espíritu crítico, comunicativo y funcional), y si pensamos que nuestro alumno ha realizado un buen trabajo, y lo ha hecho genial, ¿por qué no se lo transmitimos?, ¿por qué no lo reflejamos en el papel? ¿y no es mejor que además lo expresemos en voz alta?1.JPG

Todo esto no es más que un refuerzo, refuerzo positivo, social y como no, emocional sobre las conductas deseadas.

Una conducta en el sentido amplio de la palabra es una forma de actuar frente una situación de la vida y que afecta al entorno. Pero centrándonos más en el caso que nos ocupa, una conducta también se verá reflejada sobre los deberes, sobre su trabajo en clase, y el resultado del mismo.

Por ello hemos de reforzar positivamente lo positivo y extinguir lo negativo.

Así pues, el Bolígrafo Feliz, va a ser una técnica que transmita emociones,3 que consolide aprendizajes y ayude a localizar aquello que se ha de mejorar o prestar más atención para conseguir el resultado deseado.

  1. Corrijamos
  2. marquemos lo que está bien hecho, y  si el alumno ve que hay algo sin marcar es porque algo ha pasado ahí.
  3. Por inercia conseguiremos que desee ver una marca más verde.
  4. Una vez corregido pondremos aquello que pensamos sobre el ejercicio. Siempre motivador, signo de alegría.

Licencia Creative Commons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s